«Ven tal como estás» por Edson Casiqui

Una vez escuché una historia muy hermosa mientras estaba en un culto dominical con la cual me sentí muy identificado, esta es la historia:

“Cierto día un hombre caminaba triste y cabizbajo por la calle, pensando en todas las cosas malas que había hecho y en su pensamiento estaba latente que Dios nunca lo iba a perdonar; mientras iba caminando escucha la voz de Dios diciéndole: “Ves ese billete que está en el suelo”, el hombre mira el suelo y Dios le dice: “Recógelo”; el hombre lo recoge y ve que el billete estaba sucio, gastado, manchado y arrugado.

Dios le empieza a decir: “¿Crees que este billete puede servir?” el hombre le dice que sí; límpialo le dice Dios, el hombre empieza a limpiar el billete de tal forma que se ve como nuevo y Dios le dice al hombre: “Así eres tú para mí, por más sucio que estés, por más manchado que estés, por más embarrado que estés, a pesar de que tu condición es terrible y pecaminosa a pesar de todo eso ERES VALIOSO PARA MÍ, TE AMO, PORQUE EN MÍ TODO ES HECHO NUEVO”.

Quien no ha batallado por dentro con muchas preguntas e interrogantes, quien no se ha sentido triste y solo en algún momento de su vida, en la cual te hayas preguntado si realmente vales para Dios, si realmente Dios te escucha y si realmente Dios tiene cuidado de ti.

Una vez en medio de un problema familiar terrible que pude pasar, con lágrimas en los ojos,  con angustia y dolor en mi corazón miré al cielo y con un grito silencioso pregunté: ¿DIOS DÓNDE ESTAS? ¿POR QUÉ NO ME AYUDAS? Aunque no escuché respuesta alguna, pasado los días supe que Dios me estaba cuidando y guardando de hacer cosas terriblemente malas que hubiera marcado mi vida. En ese momento de desesperación y dolor sentí que a Dios no le importaba mi vida y que era ajeno a mi dolor, pero que tan equivocado estaba PORQUE EN MEDIO DE TEMBLORES Y HURACANES QUE ESTABA PASANDO ÉL ESTABA SIEMPRE A MI LADO CUIDÁNDOME.

Quizás sientas que tu corazón no puede más y estás a punto de estallar por tantas cosas que llevas guardando, algún pecado de la cual no puedes salir o algún recuerdo que te atormenta por la cual no tienes paz haciendo que te sientas indigno de acercarte y pedirle perdón a Dios, si sientes eso recuerda este pasaje: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16, RV1960) o como dice en otra versión: “Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más lo necesitemos” (Hebreos 4:16, NVI).

Para Dios eres el billete más valioso, la joya más hermosa y el diamante más perfecto; la distancia entre tú y Dios está a un solo paso de una oración. Si tu vida está arruinada y tus muros están caídos Él es poderoso para levantarte y restaurarte haciendo que seas una nueva criatura.

Ven tal como estás, que hoy te llama el hacedor de milagros y el que te miró desde que eras un embrión; abre tu corazón a Dios, acéptalo, deja que viva en ti y que sea la luz en tu camino. Ven tal como estás, ven con tus defectos, errores y pecados que el cambio interior y exterior no lo hace el hombre solamente lo hace Dios porque “…con amor eterno te he amado; por tanto te prolongué mi misericordia” (Jeremías 31:3).

Hoy es un día de amor y misericordia, no lo desperdicies en cosas temporales más bien aprovéchalo en cosas eternas; Cristo quiere redimirte, perdonarte, salvarte, darte un nuevo inicio y sobre todo darte vida eterna.

Si deseas charlar sobre algo que puedas estar pasando puedes escribirme con confianza a este correo: ec.evangeliocreativo@gmail.com

3223total visits,1visits today