«El sueño de la primera vez» por Betsaida Ramos

La pregunta más común en los adolescentes «¿Cómo fue tu primera vez?».

La primera vez es la más importante de todas, hablando en todos los aspectos habidos y por haber, pero por qué «El SUEÑO de la primera vez» porque el ser humano suele crearse expectativas y mucho más cuando se enamora.

¿Te imaginas dormir con la persona que amas por primera vez? Sólo dormir, me refiero a esa entrega de confiar tu vida en los brazos de una persona por toda una noche, recostar tu cabeza sobre su pecho y sentir su corazón, pero sobretodo sentir el calor de la persona que puede ser tu hogar toda una vida, dormir a tus anchas, sin pretender nada porque sabes que esa persona te ama así tal como eres, despertar a media noche y recordar lo afortunado o afortunada que eres por su presencia, dormir por primera vez con la persona que puedes mirar con admiración todas las noches de tu vida.

Todo lo escrito anteriormente hoy parece solo un sueño, toda esa perfección se pierde cuando decidimos echar a la basura el tiempo de espera, toda esa perfección es reemplazada por miedo e inseguridad que termina en arrepentimiento.

Para mi hacer algo por primera vez con alguien es demasiado importante, es como entregar una parte de ti en ello, y esa parte de ti siempre pertenecerá a esa persona.

El tiempo que Dios diseñó para cada etapa y cada entrega es un tiempo perfecto, el tiempo indicado, ese tiempo no añade tristeza ni preocupación o inseguridad y mucho menos culpas, EL TIEMPO DE DIOS ES PERFECTO, y el verdadero amor TODO lo espera lo leímos en 1ra de Corintios 13.

Quise tomar de ejemplo el hecho de  dormir con una persona por primera vez para poder entender que si ello puede ser tan mágico y tan importante, entregar tu cuerpo a otra persona teniendo relaciones sexuales no es algo común, sino es una decisión de entrega que solo tienes que tomarlo una vez y si no es en el momento correcto pierde su magia.

Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo.

Eclesiastés 3:1


721total visits,1visits today