«Hijo mío… » – Por Jairo Isaías


Dios por medio de su palabra habla a nuestras vidas. Toda la biblia está inspirada por Él. Quienes gustamos de la lectura de ella, tenemos libros que releemos una y otra vez. En mi caso es el libro de Proverbios. Podría ocupar horas y horas hablando de tan hermoso libro, pero hoy quiero detenerme en una sola expresión que allí se encuentra reiterada “Hijo mío…”

El Dios creador de todo lo que existe hace un alto en su agenda tan ocupada para llamarnos de una forma que no puede hacer más que sorprendernos. Al tratarnos como hijos nos eleva a una atmosfera espiritual completamente distinta, somos transportados a un círculo íntimo del Padre. Entramos a las habitaciones más especiales del corazón de Dios, allí donde no todos llegan. Es en este lugar dónde contemplamos sus tiernos cuidados. No hemos sido creados y luego echados al olvido, más bien, como el más riguroso de los padres Él se encarga de formarnos y apoyarnos en los momentos difíciles, moldea nuestro carácter y cuida de cada aspecto de nuestra vida. Quién mejor que un Padre desea lo mejor para sus hijos.

Él nos brinda su amor, sus regalos que descienden como bendición desde su santo trono y también como Padre que ama a sus hijos se encarga de disciplinarnos… Pero de eso seguiremos hablando muy pronto.

―Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios: por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoce a Él. (1 de Juan 3:1 RV1909)

1379total visits,1visits today