¿Puedo vencer la tentación? – Por Edson Casiqui

Siempre he escuchado que cuando uno entrega su vida a Cristo normalmente hay un cambio radical mejor dicho un cambio de 360° pero si te dijera que en ocasiones no es así, al decir eso no quiero que dudes ni tampoco pongo en duda la obra redentora de Cristo en la vida de la persona sino más bien que ese proceso en algunas personas no son iguales y es poco a poco porque Dios tiene maneras distintas de tratar con nosotros.

Ahora para responder esta pregunta es esencial saber cuáles son nuestras debilidades porque una cosa es querer ser tentado y buscar la forma de caer en eso, y otra muy distinta es que la tentación se ponga en medio del camino haciéndote la gran pregunta: ¿Podré vencerlo?.

Conocí a una persona que a temprana edad descubrió el mundo de la suciedad pornográfica, de alguna u otra manera sus amigos lo llevaron por ese camino haciendo que su mente se involucre más y más en aquellas imágenes obscenas a tal punto de que cuando quería huir de eso, porque por dentro sabía que estaba mal, había algo que lo hacía continuar dando como resultado una vida triste y vacía porque el diablo te ofrece momentos ilusorios de que todo está bien pero luego te vas de cara con la realidad al saber que solo es una burbuja que en cualquier momento se puede pinchar.

Fue pasando el tiempo, fue pasando su adolescencia y fue pasando su juventud hasta que cierto día Dios trato con su vida y en una campaña evangelistica decide entregar su vida a Cristo porque “…en tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación. (2da a los Corintios 6: 2).

Desde ese momento su vida cambio, al menos eso parecía, pero había ciertas cosas con la que él luchaba por dentro, siempre tenía vergüenza de contarle a alguien sus debilidades por miedo a que se burlasen de él y le dijeran algo malo. Para vencer todo eso fue involucrándose más en las cosas de Dios, a asistir a la iglesia diariamente, a leer la biblia, a orar  y apoyar en  cada actividad que había ya que eso era un motivo para que su mente se mantuviera ocupada en cosas espirituales; puso en práctica lo que dice en Efesios 4: 22-23-24, léanlo.

Hasta que un día se propuso decir: “TENTACIÓN BASTA YA… CONMIGO NO PODRAS PORQUE CON CRISTO SOY MAS QUE VENCEDOR” (Romanos 8: 37). Empezó a tener hábitos buenos y a evitar cosas malas que no edifican, no fue fácil pero pudo vencer la tentación.

Si te has preguntado alguna vez que si es posible vencer la tentación déjame decirte que sí, rodéate de gente que sume a tu vida espiritual y te ayude en tus momentos de debilidad (Proverbios 17:17). Nunca te sientas solo o sola y que los recuerdos negativos del pasados que rodean tu cabeza no sea motivo para retroceder sino para avanzar y para confiar en el poder de Dios porque nuestras debilidades puestas en las manos de Él hace que confiemos plenamente en su amor y decir: …diga el débil: Fuerte soy” (Joel 3:10) porque el poder de Dios se perfecciona en nuestras debilidades (2da a los Corintios 12:9) y recuerda:

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (1era a los Corintios 10: 13).

Dios es bueno en todo momento, el de la historia soy yo y si pudo hacerlo conmigo porque no contigo. Tan solo créele a Dios.

12331total visits,1visits today