«¿Qué impide?» – Por Jairo Isaías

Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías. (Hechos 8:26-28 RVR1960) Felipe al acercare, comenzó un dialogo en dónde le instruyo y anuncio las buenas nuevas de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. (Hechos 8:36-37 RVR1960) La pregunta hoy vuelve a repetirse ¿Que impide que usted sea bautizado? ¿Que esta impidiendo que en su vida el poder y la gloria de Dios llenen su corazón por completo? No hay absolutamente nada que le impida acercarse a Dios, ni sus pecados, ni los recuerdos del pasado que le atormentan, sus errores, tristezas, condición social, ¡Nada! El único requisito que usted debe tener es creer con todo su corazón que Jesucristo es el hijo de Dios y tendrá acceso a las bendiciones excelsas de su amor. Finalmente el Eunuco continuo su camino feliz, lleno de gozo por haber conocido la verdad ¡La oportunidad de continuar el camino hacia la vida eterna lleno de paz y alegría es suya!

―2 Timoteo 1:9 TLA― «Dios nos salvó y nos eligió para que seamos parte de su pueblo santo. No hicimos nada para merecerlo, sino que Dios, por su gran amor, así lo planeó. Dios ya nos amaba desde antes de crear el mundo, pues desde entonces pertenecíamos a Cristo Jesús.»

 

6953total visits,1visits today