31 | OVEJAS SIN PASTOR – Por Jairo Valenzuela

Dios al presentarse como Pastor de este rebaño hace una clara alegoría de su relación con el pueblo de Israel. Rebaño al que nosotros por no ser judíos no pertenecíamos. Esto nos lleva a dimensionar la magnitud del plan que nace en el corazón del Padre al enviar a su hijo Jesucristo al mundo. «Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.»(Mateo 9:36)

En este pasaje bíblico podemos apreciar el corazón de pastor que tenía nuestro Señor Jesús, quien en primer lugar viene a rescatar a las ovejas perdidas de la casa de Israel. ¡Y hasta aquí, nosotros que no descendíamos de la nación de Israel, naciendo tan lejos, seguimos sin tener nada que ver, ni por donde alcanzar misericordia! Pero vemos el amor de Dios reflejado a toda la humanidad cuando el mismo salvador menciona más tarde: «También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.»(Juan 10:16) ¡La buena noticia es que esas ovejitas que no pertenecían al redil de Dios éramos nosotros! Y esta promesa se cumple cada vez que el evangelio se propaga por las naciones.

La hermosa gracia de Dios le alcanzo el día en que usted reconoció a Jesús como su único salvador, en ese instante, nosotros que nada teníamos que ver con Israel fuimos adoptados: «Dios decidió de antemano adoptarnos como miembros de su familia al acercarnos a sí mismo por medio de Jesucristo.»(Efesios 1:5) ¡Ahora nosotros también pertenecemos al pueblo de Dios, a su familia, somos parte del redil de Dios! Desde hoy, cada vez que exprese que Jehová es su Pastor, hágalo con el doble de gratitud al comprender en su corazón la gran misericordia que Dios tuvo con su vida al hacerle parte de su redil y miembro de su familia por medio de Cristo Jesús.

―1 Pedro 2:25 NTV― «Antes eran como ovejas que andaban descarriadas. Pero ahora han vuelto a su Pastor, al Guardián de sus almas.» ―Isaías 40:11― «Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará.»

616total visits,1visits today