57| ¿QUE HACES AQUÍ ELÍAS? «(TERCERA PARTE FINAL)

Tras un periodo difícil en la vida de Elías, las escrituras relatan que pasó un grande y poderoso viento que rompía los montes, tras el viento un terremoto y tras el terremoto un fuego; Pero Jehová no estaba en ninguno de ellos. Luego de todas estas cosas un silbo apacible y delicado. Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. (1 Reyes 19:13)

Me sorprende la forma en la que Dios procede en esta oportunidad, pues no debemos olvidar que Elías se encontraba triste. Y en esas circunstancias ¿A quién le gusta que le griten o le hablen golpeado?

Cuando paso el viento, el terremoto y el fuego, Elías ni siquiera se motivó a salir de la cueva, pero cuando escucho un silbo apacible, de inmediato salió de aquel lugar. Dios procede así con nosotros, nos habla con ternura, con una delicadeza sin igual en medio de nuestras aflicciones, pero en determinado momento nos habla con firmeza para que abandonemos aquello que tanto daño nos ha causado.

El Señor luego hablo a Elías y lo envió a trabajar en su obra (1 Reyes 19:13) Esto nos demuestra que la mejor forma de recobrar animo pesé a las tribulaciones, es trabajar en su obra, hacer algo por la causa del evangelio, ayudar a otros que estén tristes y servirle cada día de nuestras vidas.

Deuteronomio 31:6-«Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.»

726total visits,1visits today