«Actualízate» por María Paz González

“¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.” Salmo 119:97

Esta expresión debiera estar en nuestros labios a diario. Sin embargo ¿Qué meditamos a lo largo de nuestro día? O bien ¿De qué nutrimos nuestro espíritu?

Es probable, así como lo hacen muchas personas, que cada cierto minuto revises tu celular para estar al tanto de las redes sociales. Es más, te aseguro que llevas tu smartphone al baño y siempre lo tienes cerca de ti.

Es común en nuestra sociedad la dependencia al celular, de hecho, al no revisarlo puedes sentir que te estas perdiendo algo importante y puedes estar fuera de onda. Ahora bien, no es solo ver publicaciones, sino que se torna una necesidad subir contenido personal que en reiteradas ocasiones no es significativo.

Hemos generado tanta dependencia a un aparato creado por el hombre, que nos hemos distanciado de la palabra de Dios. A todos lados llevamos nuestros teléfonos, al punto que tienden a ser una especie de brújula social, pero con facilidad podemos dejar de leer la Biblia un par de días sin notarlo.

Puedes llevar siempre contigo tu brújula social, pero si no tienes con que alumbrar tus pasos errarás en el camino de la Salvación. El salmista escribió “bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos”. El hombre cae por su propia necedad y falta de sabiduría. Tal vez, puedes conocer todo el acontecer, mas no ser capaz de ordenar tu vida y es porque necesitas el consejo de Cristo.

No olvides, quien guarda los mandamientos obtiene vida eterna, libertad, paz, restauración, refugio y consuelo. Actualízate y aprende de Dios, quien creó al hombre que inventó el smartphone.


418total visits,2visits today