«Cuando la fe subsiste en medio de la razón» – Por Edson Casiqui

En este mundo caído y abrumador por todo lo que acontece día a día nos ponemos a pensar o preguntar ¿Mi fe es demasiado fuerte para soportar los obstáculos, problemas, luchas, enfermedades o situaciones que puedo estar viviendo? ¿Es posible mantener una fe activa en medio de una sociedad que se guía más por la lógica y la razón, dejando de lado a Dios y la fe que solo Él nos puede dar?

Si leemos los 40 versículos del capítulo once de Hebreos, veremos el caminar de grandes hombres de Dios que fueron simples, comunes y corrientes, al igual que nosotros, pero con algo adicional que lo practicaron durante el tiempo que estuvieron con vida: LA FE.

Quizás aquellos tiempos en comparación de los nuestros, son muy distintos pero el mismo Dios de ellos es el mismo que tenemos, el Creador del universo y el Dador de la vida; la fe que ellos tuvieron en Dios es la misma que ha depositado en cada uno nosotros, todo el capítulo once de Hebreos es una clara muestra de que sin fe es imposible agradar a Dios y es necesario creer que la hay en Dios.

Los joyeros, para saber si un diamante es puro o falso lo colocan a prueba, cogen un vaso lleno de agua, el diamante es sumergido y comprueban si dentro del agua sigue brillando, estando en el agua no pierde esa brillantez que caracteriza un diamante puro, genuino y verdadero ¿Interesante verdad? Ahora, si el diamante al ser sumergido en el agua no brilla, ya sabemos la causa: Es un diamante falso, una imitación.

En Santiago 1: 8 se nos dice que “El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (RV1960). En momentos difíciles es cuando se ve el valor del cristiano y sobre todo la fe, la fe de en quien hemos creído; son esos momentos oscuros y amargos que debemos preguntarnos ¿Qué quieres que aprenda Señor de esto que estoy pasando? Y más que preguntarnos el “por qué” sería bueno preguntar el “para qué”.

No es fácil ser optimistas en momentos de dificultad, pero recordemos que Dios es soberano y lo que estaremos afrontando puede ser usado a nuestro favor: moldeando nuestro carácter, ayudarnos a depender más de Él, encaminarnos a ver su poder y milagros en el momento exacto, así también para anhelar más una comunión con Él.

Recordemos que nada escapa de sus manos porque Dios lo sabe todo, absolutamente todo, no se trata de que “yo declaro” o “yo decreto” sobre ciertos asuntos en los cuales olvidamos que todo está bajo la soberanía de Dios, me agrada este pasaje de la Biblia de la traducción de la NVI en Job 23: 13 – 14 “Pero él es soberano; ¿quién puedes hacerlo desistir? Lo que él quiere hace, lo hace. Hará conmigo lo que da determinado; todo lo que tiene pensado lo realizará”.

La prueba que estás pasando, Dios la usará para sacar lo mejor de ti, sé que no es fácil, pero si tu confianza es plena en Él serás como el monte de Sión que no se mueve, sino que permanece para siempre y eso es para los que confían en Dios (Salmos 125: 1).

¡No dudes! y si la incredulidad viene a tu corazón nublando tu fe pídele al Señor: “Ayúdame a creer” (Mateo 9: 24) y recuerda que Él no te desamparará, sino que sustentará (Hebreos 13: 5), aunque sientas que no hay solución y respuesta a tu petición, tan solo cree que tu milagro pronto vendrá.

Si deseas comunicarte conmigo puedes hacerlo mediante el siguiente correo: ec.evangeliocreativo@gmail.com

451total visits,1visits today