«Por la mañana» por Alejandra Caro

¿Cómo inicias tu día? ¿Qué es lo primero que haces al despertar?, quizá vives como la mayoría de las personas, que han sido invadidas por la tecnología y luego de apagar la alarma del celular, revisas tus redes sociales, contestas mensajes o correos electrónicos pendientes del día anterior, ya sea para saber de tu trabajo o estudios y luego ya tienes que arreglarte rápidamente para partir tu día. Nuestra mente comienza a pensar en todos los quehaceres del día y olvidas que alguien te espera para iniciar junto a él tu día.

Aquel que te espera es Dios, aguarda escucharte. La oración, es un diálogo con Dios, es la forma de comunicarnos directamente con nuestro Padre celestial, nunca estamos tan ocupados para no hablar con Él. Cuando comenzamos nuestro día sin dejarlo en sus manos, estamos creyendo erróneamente que con nuestras propias fuerzas podemos hacer y lograr todo y no necesitamos de su guía.

Es posible que nos tome tiempo darnos cuenta de lo necesario que es para nuestra vida, pero la mejor manera de comenzar nuestro día es agradeciendo, colocando nuestra vida y obras en las manos de Dios, dispuestos a ser de bendición para alguien durante el día.

Te aliento a que cada mañana, pases tiempo hablando con tu creador, no como un ritual, sino como un momento para glorificarle, disfrutar de Jesús y el poder de la cruz.

Cuando hagas parte a Dios de tu vida cada mañana, Él te entregará paz y alegría para vivir, así a lo largo de tu día, tendrás al mejor guía en tu caminar. Recuerda que siempre está esperando por ti, para escucharte y abrazarte.

Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba”. Marcos 1:35

273total visits,1visits today